Globered
Consigue tu propia pgina web
0 0 0

VERDAD Y LIBERTAD EN CRISTO

Por: jmjorgea2 | Publicado: 23/10/2010 04:13 |

LA VERDADERA LIBERTAD EN CRISTO JESUS

 

Muchos hermanos Cristianos se preguntan: A que libertad nos llamo nuestro Seor Jesucristo?

 

La verdad os har libres dijo Cristo. En que consiste esa libertad que predic nuestro Seor?: A continuacin los yugos de esclavitud a los que nos libera nuestro  Seor Jesucristo:

 

1)      LIBERACION DEL YUGO DE LA LEY MOSAICA. Nuestro Seor sabia que por largo tiempo el pueblo de Israel estaba regido por la Ley de Dios a Través de Moisés, la cual solamente haba servido para medir sus pecados porque ninguno de ellos a excepcin de Cristo pudo cumplir esa ley y por consiguiente en lugar de ser un medio de salvacin se haba convertido solo en una carga que ellos ya no podan soportar, especialmente porque a la ley de Moisés se la haba agregado una serie de fabulas inventadas por los falsos maestros de la Ley Mosaica.  Entonces el Evangelio de Cristo es una verdadera esperanza de salvacin y vida eterna para los judos que creyeron en el Mesas. Citando. Juan 8:31 y 32. Jess les dijo a los judos que haban credo en él:--Si ustedes obedecen mis enseanzas, sern verdaderamente mis discpulos; y conocern la verdad, y la verdad los har libres. Aqu Cristo les aclar a los Judos creyentes en él, que su doctrina es la verdad de Dios y que el venia al mundo para un nuevo pacto entre Dios y los hombres y que el antiguo pacto  con Israel quedaba anulado como lo cita posteriormente el Apstol Pablo en 2Corintios 3:14. Empero petrificronse los sentidos de ellos. Pues hasta el da de hoy, el mismo velo en la leccin del Antiguo Testamento queda, no descubierto, porque en Cristo es anulado.

 

 

2)   LIBERACION DEL YUGO DE NUESTROS PECADOS. Los judos no le entendan a Cristo, porque mientras que él hablaba de un nuevo pacto espiritual entre Dios y los hombres, ellos pensaban que no necesitaban de esa libertad porque no eran esclavos de nadie en un ambiente natural o mundano. Véase. Juan  8:33 y 34. Ellos le contestaron:--Nosotros somos descendientes de Abraham, y nunca hemos sido esclavos de nadie. Por qué dices que seremos libres?  Jess les respondi: --Ningn esclavo se queda para siempre con la familia para la cual trabaja. El hijo de la familia s se queda para siempre, y si él quiere puede dejar en libertad al esclavo. Les aseguro que cualquiera que peca es esclavo del pecado. Por eso, si yo, el Hijo de Dios, les perdono sus pecados, sern libres de verdad. (Versin BLS). Nosotros los humanos hemos vivido tanto en el pecado que no nos damos cuenta que somos esclavos del pecado, sin embargo aqu Cristo no abre los ojos que vivimos en un mundo de pecado y que él como el hijo del creador nos puede liberar del pecado para poder justificarnos delante de Dios. 

 

3)  LIBERACION DEL YUGO DEL PECADO ORIGINAL. Dios Padre ha ungido con su santo espritu a Cristo para que él de las buenas noticias del reino de los cielos a los pobres, proclame la libertad a los cautivos (por el pecado), sana nuestras enfermedades (a causa de nuestros pecados), pone en libertad a los que han sido oprimidos (por el enemigo de Dios y de la humanidad). Véase. Lucas 4:18 El Espritu del Seor est sobre m, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos. Hermanos si ustedes se pueden dar cuenta que Cristo vino a darnos libertad de todo lo malo que nos ha acontecido por la desobediencia a Dios de nuestros primeros padres Adn y Eva. Véase 1ra.Corintios 15:22. Pues del mismo modo que en Adn mueren todos, as también todos revivirn en Cristo. (Versin Jerusalén). En otras palabras, actualmente somos pobres, nos enfermamos, somos esclavos del trabajo por nuestros pecados y especialmente por el pecado de desobediencia a Dios cometido por nuestros primeros padres Adn y Eva.

 

4)   SOLO CRISTO NOS PUEDE DAR LIBERTAD Y SALVACION. Solo Nuestro Seor Jesucristo nos puede conceder la libertad, salvacin y el perdn de nuestros pecados. Nadie mas puede concedernos estos atributos, ni siquiera los ngeles mucho menos los hombres y sus religiones. Ni siquiera los que quieren ir directos a Dios Padre lo pueden hacer (Testigos de Jehov) porque niegan al Hijo de Dios y la venida del Mesas al mundo. Véase. Revelacion 1:5. y de Jesucristo, quien es el testigo fiel, el primero en resucitar y el que gobierna por encima de los reyes del mundo. Cristo nos ama y con su sangre nos liber de nuestros pecados.  Que Cristo sea el mediador entre Dios y los hombres  es un mandato de Dios Padre y quienes lo incumplan no se salvaran. Véase lo que Cristo dijo. Juan 10:9 Yo soy la puerta; el que entre por esta puerta, que soy yo, ser salvo. Se mover con entera libertad, y hallar pastos. Cristo adems de darnos libertad y salvacin nos ofrece pastos. (Bendiciones de Dios). Cristo Dijo que los que no quieren entrar al Reino de los Cielos a través de él, son unos salteadores, as que hermanos seamos obedientes y no hagamos las cosas al revés de lo que Dios pide.

 

5)  AUN LA CREACION DE DIOS NO ESTA LIBERADA POR EL PECADO DEL SER HUMANO. Es preciso notar que por el desvo y desobediencia del ser humano también la naturaleza y todo lo creado por Dios actualmente esta corrompido, de ah que la tierra ya no produce el fruto como lo produca en el jardn de Edén. Romanos 8:21 dice: de que la creacin misma ha de ser liberada de la corrupcin que la esclaviza, para alcanzar as la gloriosa libertad de los hijos de Dios. En el reino de Cristo en el milenio Dios volver a quitar la corrupcin actual y la tierra ser bendecida para la gloria de Dios y de sus hijos.

 

6)  LA LIBERTAD EN CRISTO NO ES MOTIVO PARA PRACTICAR EL LIBERTINAJE DEL MUNDO. Ser libres en Cristo es vivir en obediencia a Dios cumpliendo todos los requerimientos de Dios a través de Cristo. 1PeDRO 2:16. Sean libres, pero no hagan de la libertad un pretexto para hacer el mal. Sean libres como servidores de Dios. La diferencia entre el justo y el malvado es que el justo le sirve a Dios y el malvado no le sirve. Servir a Dios, servir al prjimo y apartarse de la maldad es a lo que Dios le llama libertad en Cristo. Glatas 5:13.  Les hablo as,  hermanos,  porque ustedes han sido llamados a ser libres;  pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones.  Ms bien srvanse unos a otros con amor.  (Versin NVI). As mismo servir de tropiezo a un hermano que empieza en el evangelismo es un pecado mayor. Cristo dice que el que le sirva de tropiezo a uno de su hijos pequeos, seria que mejor se atara  un molino en los pies para irse al fondo del mar antes de realizar ese pecado. Véase .1Corintios 8:9. Sin embargo, tened cuidado de que su libertad no se convierta en motivo de tropiezo para los débiles.

 

7)  LA LIBERTAD EN EL ESPRITU SANTO. Los cristianos que poseen al Espritu Santo y se encuentran en obediencia a Dios a través de Cristo estn en la libertad, esta es la libertad que Dios ofrece a sus hijos. Véase lo que dice: 2Corintios 3:17. Ahora bien, el Seor es el Espritu; y donde est el Espritu del Seor, all hay libertad. Los verdaderos cristianos tenemos que buscar e invocar al Espritu Santo en nuestras reuniones para poder estar en la plena libertad que Dios y Cristo conceden a su pueblo. EFESIOS 3:12. En él,(CRISTO) mediante la fe, disfrutamos de libertad y confianza para acercarnos a Dios.

 

8) liberacion del yugo de las tradiciones de los hombres. Uno de los mayores obstculos para obtener la libertad de Cristo, son las tradiciones inventadas por los hombres no creyentes en Cristo. Hermanos no debemos de practicar nada que no este en el nuevo pacto entre Dios y los hombres. Debemos obedecer principalmente el evangelio de Cristo. Véase Colosenses 2:8. Tengan cuidado: no se dejen llevar por quienes los quieren engaar con teoras y argumentos falsos, pues ellos no se apoyan en Cristo, sino en las tradiciones de los hombres y en los  poderes que dominan este mundo. (Versin DHH). Las fiestas mundanas causan afn, tristeza y gastos innecesarios que Dios no quiere que hagamos.

 

9)  LIBERACION DEL YUGO DE LA RELIGIOSIDAD. La religiosidad es uno de los yugos mayormente ingratos, porque mientras la gente busca a Dios en la religin, el verdadero Dios ya no se encuentra all. Solo a través de Cristo podemos entrar al lugar Santsimo. Véase Hebreos 10:19. As que, hermanos, mediante la sangre de Jess, tenemos plena libertad para entrar en el Lugar Santsimo. Los humanos que practican la libertad de Cristo son bendecidos por Dios y su obediencia los lleva a obtener la salvacin, resurreccin y vida eterna. Véase.  santiago 1:25. Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha odo sino haciéndolo, recibir bendicin al practicarla. Los cristianos verdaderos seremos juzgados por la ley de la libertad en Cristo, por lo cual debemos de perseverar en obediencia a sus mandatos. Véase. santiago 2:12. Hablad y portaos como quienes han de ser juzgados por la ley que nos da libertad. En la religiosidad se han infiltrado los falsos hermanos (Cizaa) quienes llegan a la iglesia solo a dividir a los dems hermanos. Sus objetivos son estorbar la obra de Dios y esclavizar de nuevo al pueblo de Dios. Véase. Galatas 2:4. El problema era que algunos falsos hermanos se haban infiltrado entre nosotros para coartar la libertad que tenemos en Cristo Jess a fin de esclavizarnos.

 

10)  liberacion del yugo de los falsos apostoles, FALSOS pastores, FALSOS  profetas y maestros. Los falsos dirigentes de la religiosidad ofrecen libertad en Cristo, mientras ellos aun permanecen en corrupcin. 2Pedro 2:19. Prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos de la corrupcin, pues cada uno es esclavo de aquello que lo domina.  Actualmente los falsos dirigentes estn predicando an el Antiguo Pacto como si estuviera vigente para confundir a las ovejas y exigen que se practiquen los antiguos mandamientos como el Diezmo, las Primicias, Promesas, Séptimo Da, o sbado Da de Reposo y otros inventados por ellos mismos, porque les conviene financieramente, pero no se preocupan por la salvacin de las almas. Véase. Galatas 5:4.  Ustedes, los que quieren ser reconocidos como justos por cumplir la ley (de Moises), se han apartado de Cristo; han rechazado la generosidad de Dios. (Versin DHH).

 

11)                    LIBERACION DEL YUGO DE LAS OBRAS DE LA  CARNE.

Este yugo solo lo experimentan los cristianos que estan en un proceso de maduracin espiritual, es el conflicto interno e individual que existe entre los deseos de la carne o cuerpo (tentaciones pecaminosas del mundo) y el crecimiento espiritual. En este proceso mientras la carne le dice al subconsciente que realice lo malo el Espritu Santo le recuerda las buenas obras que se deben de realizar segn la palabra de Dios. En otras palabras  se puede explicar como el proceso de maduracin espiritual entre el bien y el mal. Véase.   Galatas 5:16 Por eso les digo: caminen segn el espritu y as no realizarn los deseos de la carne. Muchos se preguntaran cuales son las obras de la carne. Véase. Glatas 5:19 Ahora bien, estn claras cules son las obras de la carne: La fornicacin, la impureza, la lujuria. De la fornicacin podemos decir que se refiere a toda infidelidad de los hombres hacia Dios, del mismo modo que la venta de una libra de azcar de 12 onzas, también la infidelidad del esposo o esposa que le es infiel a su conyugue se considera como fornicacin. De la Impureza podemos decir que es todo lo contrario a lo que es Santo y limpio  decretado por Dios. De la Lujuria mencionaremos que esta compuesta por la vanidad, el orgullo, la avaricia por el dinero que también conduce hacia la idolatra. Dios promete vida eterna a los que por medio del Espritu Santo hacen morir las obras de la carne. Véase. Romanos 8:13.  porque si vivs conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

 

12)                      JESUCRISTO PAGO el precio de NUESTRA LIBERTAD CON SU SACRIFICIO EN LA CRUZ DEL CALVARIO. Al igual que Cristo se entrego como cordero de Dios para el sacrificio por el perdn de nuestros pecados, de la misma manera el pago nuestra libertad y nos quito de toda esclavitud. Véase. 1Corintios 1:30. Por gracia de Dios ustedes estn en Cristo Jess. El ha pasado a ser sabidura nuestra venida de Dios, y nuestro mérito y santidad, y el precio de nuestra libertad. Si Jesucristo se sacrific por nosotros dndonos el perdn de nuestros pecados y nuestra liberacin de los yugos aqu mencionados, entonces vivamos esa libertad y no regresemos a esos yugos de esclavitud. Véase. Galatas 5:1. Cristo nos libert para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manteneos firmes y no os sometis nuevamente al yugo de esclavitud.  El anlisis refleja que debemos obedecer los mandatos de Dios y de Cristo y no debemos de regresar a los  yugos de esclavitud para poder entrar el reino de Dios y de su hijo Jesucristo:

 

 

RESUMEN DE LOS PRINCIPALES  YUGOS DE ESCLAVITUD:

 

A.   Yugo de esclavitud de la Ley de Moisés: No regresemos a practicar la ley Mosaica en las Iglesias que lo practican. Si no hallamos una iglesia del Nuevo Testamento, entonces realicemos una relacin directa con Cristo haciendo reuniones para compartir la Palabra del Nuevo Pacto y la adoracin con canticos a Dios y a su Hijo en nuestras casas, con nuestra familia, vecinos y amigos. Nota: La mayora de las iglesias y sectas Cristianas actuales son Apostatas y falsas, no permita que los falsos dirigentes actuales decidan por usted en cuestiones doctrinales e espirituales.  Escudrie usted mismo las sagradas escrituras y comprtala con sus familiares, vecinos y amigos y de la misma forma adore a Dios y a su Hijo Jesucristo, y de esa forma Dios por medio de su Santo Espritu lo guiar a toda la verdad y le proteger hasta el final de su carrera cristiana. Para pertenecer a la verdadera iglesia de Dios y ser salvo, no hace falta que seamos parte de un templo de cuatro paredes, con el agravante de que sus lideres son falsos. Por eso dijo Cristo: Habrn dos en una cama, uno ser llevado y el otro ser dejado. No es apegndose a una congregacin que usted ser salvo, si no cumpliendo con los mandamientos de Dios a través de Cristo.

 

B.    YUGO DE LA ESCLAVITUD DEL PECADO. El perdn de nuestros pecados a través de Cristo no es una excusa para continuar pecando después de recibir a Cristo como Seor y Salvador. Cristo dice: Siete veces caer el Justo y siete veces lo levantar el Seor. A pero igase bien la palabra dice el Justo y no dice el pecador, as que no insistamos en seguir cometiendo pecados después de habernos convertido a Cristo, si de nuevo cometemos pecados estamos pisoteando y crucificando nuevamente al Seor.

 

 

C.    YUGO DE LA ESCLVITUD DE SEGUIR LAS TRADICIONES DE LOS HOMBRES. Este yugo de esclavitud es motivo de afn y preocupacin en la mente de los seres humanos, todas las fiestas mundanas como La Navidad (Cristo no naci el 25 de diciembre), El Da de los Santos, las fiestas patronales y otras son actividades que ponen en penas a los padres de familia para obtener ingresos para poder sufragar esos gastos que por tradicin lo imponen los mercaderes para incrementar sus ventas. Los verdaderos cristianos solo deben de cumplir con lo que dice el Nuevo Testamento y no en tradiciones humanas.

 

D.   YUGO DE LA ESCLAVITUD DE LAS OBRAS DE LA CARNE. La liberacin de este yugo solo se consigue a través de un proceso de crecimiento espiritual y en madurez del conocimiento de la Palabra de Dios. El que logra vencer este yugo de esclavitud de las obras de la carne prcticamente se ha ganado el Reino de los Cielos, porque esta libertad es la que conduce a la santidad y la Palabra de Dios dice: Nadie ver a Dios sin santidad, porque Dios es Santo.  As que estimados hermanos luchemos por alcanzar la plena libertad, aquella libertad basada en la verdad en que nuestro Seor Jesucristo nos hizo libres.

 

Que Dios Padre, Nuestro Seor Jesucristo y el Espritu Santo nos ayude a vencer estos yugos de esclavitud para poder ser verdaderamente libres, y de esa manera podamos obtener la salvacin, resurreccin y vida eterna. Saludos en Cristo Jess.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenta